fbpx

Si estás intentando adelgazar, ganar masa muscular o incluso ganar algunos kilos, es posible que te interese este artículo. Hoy, hemos recogido los mitos de nutrición más extendidos que impiden que estés cumpliendo tus objetivos. Échales un vistazo y toma nota. Además, recuerda que el Escuela ELBS Latinoamérica podrás formarte en el sector. Pide información acerca de la Maestría Internacional en Dietética y Nutrición + Maestría Internacional en Coaching Nutricional.

Los peores mitos de nutrición que todos nos creímos una vez

Afortunadamente, ciencia e investigación son dos ámbitos que no dejan de avanzar día tras día, y más en relación a la alimentación y la dietética. Y esque estos dos últimos son sectores imprescindibles para la salud y el bienestar de la sociedad. Por ello, sea cual sea tu objetivo, hoy te explicamos cuáles son los mitos de nutrición más escuchados. Y, por supuesto, los desmentimos.Vista previa (abre en una nueva pestaña)

1-. Lo light es más sano o adelgaza

Uno de los grandes mitos de nutrición fruto de las grandes campañas de publicidad. Son muchas las personas que siguen creyendo que los productos marcados como “Light” son buenos para la salud o adelgazan por sí mismos. Sin embargo, nada más lejos de la realidad. Lo que nos indica esta marca es que son “versiones” con menos calorías de otro producto aún más calórico o grasiento. Aun así, es posible que sigan aportando una gran cantidad de calorías innecesarias. Lo mejor es evitar tanto el producto “original” como el producto “Light” o rebajado en azúcares.

2-. Los huevos son malos

Hubo un gran mito en nutrición que apuntaba a los huevos como el diablo de las dietas saludables. Sin embargo, ahora la ciencia lo ha desmentido. Los huevos están relacionados con la producción de colesterol bueno. Por ello, podemos consumirlos hasta una unidad diaria. Nos ayudan sobretodo en la prevención de enfermedades cardiovasculares.

3-. La pasta engorda

Otro de los grandes mitos de alimentación es el de que la pasta engorda. Tenemos la idea de que este alimento debemos de prohibirlo. Aunque es cierto que debemos de limitar su consumo, que no debe ser diario, la pasta es una gran aliada para aportarle energía a nuestro cuerpo. Si puedes, elígela integral para que el azúcar o hidratos que te aporte sean de absorción lenta. Y, si tu objetivo es bajar de peso, no la elimines por completo. Acompáñala siempre de verduras y elimina las salsas, que pueden sumar hasta 300 kcal a tu plato en solo dos cucharadas.

4-. Beber mientras comes engorda

Además de un mito de nutrición es una absurda afirmación. El agua tiene exactamente 0 kcal por lo que, por mucho agua que bebas, no le va a aportar ningún excedente calórico a tu cuerpo. Hay personas que tienden a retener líquidos o pueden tener algunos problemas digestivos o de eliminación del agua, pero siempre será un doctor quien nos limite su toma.

5-. Las dietas détox funcionan

Todos hemos oído alguna vez acerca de dietas détox que nos ayudan a perder peso: que sí apio, que sí zanahorias, alcachofas… La variedad es elevadísima. Lo cierto es que las dietas détox ni existen ni desintoxican nada. En cualquier caso, lo único que conseguiremos es privar a nuestro cuerpo de los nutrientes que necesita para funcionar al 100%. Limita estas dietas y, sobre todo, créete solo las que te prescriba una persona formada en el ámbito de la dietética o la nutrición.

6-. Las legumbres son indigestas

Son muchas las personas que no consumen suficientes legumbres a lo largo de la semana porque creen que son indigestas. Este alimento es imprescindible y deberías de tomarlo, por lo menos, dos veces a la semana. Su fama de indigestos es una afirmación sin base científica y, además, aportan minerales y vitaminas imprescindibles para nuestra salud cardiovascular. Contienen un 50% de hidratos completos, un 30% de proteína vegetal y muy poca grasa (1%).

7-. Hay un máximo de piezas de fruta al día

¿A quién no le han dicho alguna vez eso de que no se puede tomar fruta después de comer? ¿O que no podemos comerla por la noche? Todos hemos sido víctimas de alguno de estos mitos de nutrición. Lo cierto es que la fruta y la verdura deberían ser la base de nuestra alimentación, por eso no debería ser ni es una preocupación. Consumir fruta es completamente saludable siempre que la comamos entera.