fbpx

En el mundo del interiorismo y el diseño de interiores podemos diferenciar varias corrientes o estilos. Uno de los más exitosos y famosos es el interiorismo minimalista. ¿Sabes cuáles son sus bases? Te lo contamos en nuestro artículo de hoy. Recuerda además, que en Escuela ELBS Latinoamérica podrás formarte en este ámbito. No te pierdas nuestra Maestría Internacional en Interiorismo y Decoración de Interiores.

Interiorismo minimalista: definición

El interiorismo minimalista es un estilo decorativo de gran impacto y éxito. Su máxima expresión son espacios donde “menos es más”. Y es que en el interiorismo minimalista priman la simplicidad, el espacio y las texturas. El máximo exponente de este estilo es el arquitecto moderno Mies Van der Rohe.

Generalmente, el minimalismo divide los espacios según necesidades, dándoles además de simplicidad, una funcionalidad a cada uno de los elementos que lo componen. Esta corriente artística busca darle sentido a los espacios a partir de lo mínimo. En sete sentido, en el interiorismo minimalista se usan colores puros, líneas simples y muebles funcionales.

Características del estilo minimalista en interiorismo

El interiorismo minimalista, así como el minimalismo aplicado en otros ámbitos, tiene sus propias características. En cuanto a interiorismo, predominan colores neutros, apostando por blancos o maderas naturales. Es raro el diseño minimalista que incluya más de tres colores.

En la decoración minimalista se apuesta por detalles pequeños, priorizando siempre el espacio vacío, solamente ocupado por elementos funcionales y útiles. Asimismo, el interiorismo minimalista prioriza la conexión de los espacios con la naturaleza. Es decir, podemos encontrar espacios abiertos , ordenados y simples que aprovechan la luz natural y el equilibrio.

Corrientes del minimalismo

Sin embargo, como ocurre con todos los estilos decorativos, el minimalismo también ha evolucionado y dado paso a diferentes corrientes con sus particularidades propias. Aquí tienes un listado de los más famosos:

  • Interiorismo minimalista nórdico

Quizás uno de los más famosos del mundo, el estilo nórdico surge a mediados del siglo XX en los países escandinavos, lugar especialmente duro por las inclemencias del tiempo. Esta corriente busca crear espacios que aprovechen al máximo la luz natural. Asimismo, los colores neutros ayudan a potenciar la claridad y dan sensación de más espacio. Las alfombras, tapicerías y tejidos cálidos son claves, así como las maderas, un poderoso aislante térmico para los hogares más fríos.

  • Estilo japonés

El minimalismo nipón también es muy reconocido. Con cierto parecido al estilo escandinavo, esta corriente busca la conexión con la naturaleza y configura los espacios buscando la simplicidad y la armonía.

  • Minimalismo industrial

Aunque no tan conectado con la naturaleza y su armonía, el interiorismo minimalista también ha derivado en el minimalismo industrial. Una corriente que nació sobre los 50 en Estados Unidos y que apuesta por la simplicidad en la construcción y decoración. Destacan los materiales a la vista y los muebles antiguos, vintage, funcionales e incluso desgastados.