fbpx
00 34 91 005 92 36 comercial@escuelaelbs.lat
  • Português
  • 0 elementos

    La igualdad de oportunidades es un ideal basado en el principio de que una sociedad es libre y justa cuando todas las personas tienen acceso a los mismos derechos. Todo esto sin importar el rango económico, el sexo, la religión o la procedencia geográfica del individuo. Como todavía no es una realidad, este concepto sigue trabajándose en diferentes esferas para que las sociedades actuales se construyan y alcancen el bienestar social. Por ello, en el marco del mes de la mujer, hoy te contamos sobre la importancia de trabajar y comprender la igualdad en todos los niveles.

    Si te interesa adquirir conocimientos sobre la creación de políticas públicas en favor de los derechos de hombres y mujeres, nuestra Maestría  en Igualdad de Género + Maestría en Prevención de la Violencia de Género está a tu disposición.

    ¿Qué es la igualdad de oportunidades?

    La idea de igualdad en oportunidades encaja en la justicia social al querer garantizar los mismos derechos y oportunidades de bienestar. Además, complementa al principio de igualdad natural que establece que todas las personas somos iguales. Es decir, cualquier individuo debe tener el mismo acceso a una calidad de vida sin importar raza, sexo o religión. 

    Ahora bien, el concepto de desigualdad social dicta todo lo contrario y está presente en prácticamente todas las sociedades humanas, pero existen muchas que cuentan con brechas demasiado notables. Por ello, en todas ellas se busca que la paridad de oportunidades se pueda garantizar a todos los niveles sociales y a todas las personas, como consecuencia de acciones.

    ¿Qué tipos de igualdad hay?

    Los tipos de igualdad son las diversas equivalencias de los derechos y obligaciones de las personas en la misma sociedad. Bajo esta línea, la clasificación de igualdad se fundamenta en la existencia y respeto al trato imparcial y justo que se le otorga a toda la población.

    Por dicha razón, según el contexto de vida de las personas podemos clasificar las igualdades de oportunidades a partir de las injusticias que se buscan equilibrar. A continuación, te decimos en qué consiste cada una de ellas.

    Igualdad en el ámbito laboral

    En el sector laboral, por ejemplo, aún existen muchas desigualdades entre hombres y mujeres. A menudo, las mujeres no obtienen las mismas oportunidades a la hora de adquirir un rango de responsabilidad laboral, no perciben el mismo nivel salarial o no pueden realizar las mismas funciones.

    Pero cuando hablamos de género, no solo podemos ver la brecha laboral que existe entre hombres y mujeres, las personas transgénero también se suelen topar con dificultades a la hora de acceder a algunos trabajos. 

    Igualdad en el ámbito judicial

    Ante la ley, todas las personas somos iguales. Sin embargo, al momento de aplicar la justicia no encontramos la igualdad en su totalidad. El origen étnico, la orientación sexual o la religión son condicionantes que no deberían tener implicación en el ámbito legal, pero muchas veces esto se ve implicado. 

    Política e igualdad

    Todas las personas tienen el mismo derecho de participar en la vida política. De este modo, toda la población, sin depender de sus características de género o religión, debe tener la libertad de ejercer el voto en su mayoría de edad.

    Es algo muy obvio en la actualidad, pero en países como España esta igualdad de oportunidades existe desde hace menos de 100 años. La primera vez que la mujer votó en este país fue el 5 de noviembre de 1933.

    Oportunidades para personas vulnerables

    Las personas con discapacidad en una sociedad igualitaria deben tener las mismas oportunidades de acceso a la educación y al trabajo, si cuentan con las habilidades necesarias para desempeñarlo. 

    Asimismo, las personas mayores no deben perder sus derechos; las sociedades tienen que ajustarse a ellas evitando su discriminación. Por dicha razón, no debe importar la edad de la persona, su discapacidad, la condición social o salud que tenga, su religión, su género ni su estado civil. Siguen teniendo derecho a formarse y sentirse realizados. 

    ¿Qué es la igualdad de género?

    Son muchos los ámbitos en los que encontramos diferencias en las oportunidades entre hombres y mujeres, como en campo legal, cultural, sanitario, educativo y sociocultural. Aun así, en casi todos los países existe el principio jurídico, político y ético universal que reconoce y lucha por la igualdad de oportunidades en hombre y mujeres. Y es verdad que, en los últimos años, las diferencias entre género han ido experimentando una transformación; por ejemplo, cada vez vemos más presencia femenina en el mundo de la cultura y de la política. 

    De todos modos, queda mucho camino para recorrer y llegar a una sociedad igualitaria en cuanto a oportunidades. El ámbito donde se puede observar mayor brecha entre hombres y mujeres es el laboral, dado que existen muchas empresas con juntas directivas que están lejos de buscar un panorama igualitario. 

    Algunos de los datos que muestran las diferencias entre mujeres y hombres son, por ejemplo, la menor cifra de mujeres contratadas y, además, suelen tener contratos temporales. Por otro lado, si nos fijamos en los altos cargos como la dirección o los consejos que administran las empresas, encontramos en su mayoría hombres, que suelen estar mejor remunerados. 

    Importancia de la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres

    La importancia de incorporar medidas que aseguren una igualdad de oportunidades entre los géneros se basa en el cambio organizacional que puede conllevar rentabilidad económica. Por lo tanto, podemos concebir la igualdad como un motor de transformación social. 

    Es realmente relevante la paridad por mera justicia social. Además, investigaciones han demostrado que las empresas que cuentan con características como la igualdad y la conciliación familiar son más productivas, lo que es muy positivo para la empresa.

    Además, para obtener un futuro equitativo, la igualdad es muy necesaria en todos los ámbitos. Esta permite la diversificación y el crecimiento de las comunidades, ya que en una sociedad en la que todos tenemos los mismos derechos es una sociedad que recompensa el esfuerzo.

    ¿Cuáles son los objetivos de la igualdad en oportunidades entre los géneros?

    El objetivo principal de la igualdad de género es el desarrollo sostenible y poner fin a la discriminación de las mujeres. De esta manera, el empoderamiento femenino es una meta fundamental, ya que permitiría otorgar a la mujer todos los derechos de igual manera que lo hacen los hombres. 

    Por último, con la igualdad de oportunidades se busca que las mujeres tengan una plena participación en la toma de decisiones de alcance social, político y económico.